Conozca a Maggy 

Somos expertos en lo que practicamos una y otra vez y solo aprendemos lo que de verdad experimentamos. 


Esa máxima es lo que define la esencia de Maggy como terapeuta. Una formación basada sobre practica y experiencia. Una formación con maceración a fuego lento, poniendo de manifiesto tiempo y paciencia, en el cual se fueron agregando los ingredientes de varias técnicas, enseñanzas, sabiduría en un desarrollo de una sensibilidad de canalización para servir a la disposición de todos, un plato consistente de atención y riqueza.                                   
Ir al encuentro y búsqueda de la espiritualidad fue desde su infancia la punta de lanza que ha forjado su camino como terapeuta hasta alcanzar, por su afán de entender y profundizar, el nivel de maestría en la práctica de terapia cuántica.
 
Encontraras en Maggy fuerza y compasión para acompañarte en tu proceso de sanación. Su larga experiencia y conexión con los campos espirituales le permite realizar sanaciones a dis-tancia y también de espacios. 
 
         
 
Una necesidad imperativa habitaba la niña de aquel entonces, en su México natal: La búsqueda de sentido. Hallar equilibrio entre un choque de fuerzas contrarias que marcaban el escenario de mi ámbito familiar, cultural, religioso y educativo. El hilo director de esa indagación fue para mí la espiritualidad. Hablar de espiritualidad es reflexionar sobre las cualidades del alma, de la relación entre nuestro espíritu y lo que transciende y de la relación entre el espíritu y la materia. Dar respuestas a mis planteamientos espirituales es planear en estado de paz. Encontrar la paz y hacer la paz con uno mismo permite a su vez ser un líder para acompañar a otros a que encuentran esa paz y suscitar el despertar de consciencia. Es así como emprendo una profunda epopeya de inmersión en mi interior. Un viaje de introspección que iniciaría el cursus de mi formación ecológica. 
 
Tratamientos de Psicoterapias cognitivos me hicieron explorar el mecanismo de la mente e inconsciente ante mi duelo por una pérdida de un idilio amoroso, situaciones familiares complejas y llegar a un mejor entendimiento de mi vocación profesional. 
 
Me he estudiado bajo el prisma de la Programación Neurolingüística (PNL) a través de un programa de formación. 
 
Luego profundice la conexión con mi interior en el silencio absoluto con las ramas terapéuticas de las meditaciones activas de Osho y Respiraciones Conscientes hasta convertirme en facilitador de esas terapias. En ellas aprendí a descubrir mi potencial, a canalizar y a cultivar mi fuerza interior para transformar. Me ha servido para enseñar a mis pacientes a soltar tensiones, liberar emociones reprimidas, relajarse para arrojar claridad en sus modos de ver las cosas, a empoderarse, a convertirse en catalizadores de sus propias sanaciones. "Somos nuestros propios maestros", nuestras circunstancias externas no nos definen, sino que la perfecta sintonización con nuestro interior es la que define nuestra realidad. 
 
El Reiki llegó en mi vida como una estrella fugaz en la constelación de mi camino de aprendizaje. Allí descubrí y aprendí a trabajar con los campos bio-energéticos de los cuerpos; a canalizar el campo energético espiritual para sanar y relajar. 
 
La cúspide de mi activo como terapeuta es haber alcanzado el nivel de maestría en la Terapias Cuánticas que me permite tratar a mis pacientes de manera eficaz con un método holístico que integra la trinidad de cuerpo, mente y espíritu.
 
Hoy ser terapeuta es más que un oficio es un modo de vida en el cual tejo un hilo congruente entre mi vida personal y profesional con la practica a diario de la auto-sanación y el cultivo de hábitos. "Soy una estudiante de mi propio comportamiento".